Dentro de nuestras familias van surgiendo nuevas necesidades y problemas que vamos intentando resolver con el máximo cariño posible.

Cuando la dependencia de nuestros mayores aumenta intentamos adaptar nuestras vidas a esos cambios, buscamos un equilibrio entre las diversas obligaciones que tenemos en nuestra vida cotidiana. Priorizamos el cuidado de nuestros seres más queridos e intentamos mantener un ritmo de vida que muchas veces hace incompatible mantener un puesto de trabajo con el cuidado de nuestros mayores y nuestra familia, en muchas ocasiones viéndonos obligados a elegir entre una obligación u otra. Son circunstancias durísimas donde intentamos buscar apoyo en el resto de nuestra familia y amistades más queridas.

Cuidado de mayores

Cuando la dependencia del mayor avanzada se pueden dar circunstancias que nos lleven a buscar ayuda externa, ya que por intentar mantener un cuidado directo sobre nuestro ser querido las circunstancias nos superen y se ponga en riesgo la salud del mayor y del cuidador. Pero… ¿cómo buscar a alguien externo que nos ayude en casa? Si lo que busca es alguien que le ayude en su domicilio ya que prioriza que se mantenga en casa y sólo busca que le ayuden en el cuidado directo del mayor y en sus labores de la casa se le plantean dos opciones, bien buscar por su cuenta un/a trabajador que tenga experiencia y/o formación específica en el cuidado de mayores a domicilio o bien buscar a una empresa de “ayuda a domicilio” que se encargue de encontrarle un trabajador que le ayude en casa. En nuestro próximo post profundizaremos en ambas alternativas destacando los pros y contras de ambas opciones e intentaremos ayudarles en su búsqueda. Si necesitaran ayuda con urgencia pueden escribirnos a blog@uedsevilla.com desde aquí intentaremos ayudarle en sus dudas.

Los comentarios están cerrados